posts_vilaporta1
Ahora es el momento
22 abril, 2013

Es cuestión de voluntad

posts_vilaporta3

Si tú no quieres, no avanzarás ni nadie te ayudará.

El deseo es el punto de partida. El deseo ardiente, las ganas, sin verdadera pasión nunca se gana.

Se requiere pasión para alcanzar los sueños, se requiere poner todo lo que tienes en todo lo que hagas, tanto si es para besar a tu pareja como para construir un sueño. Da igual el tipo de sueño (personal, social, cultural o económico) los ingredientes primordiales suelen ser los mismos y si tus propios sueños no son lo suficientemente poderosos como para despertar tu pasión y luchar por ellos, estar dispuesto a aprender y pagar el precio de caerte y volverte a levantar las veces que sea necesario, entonces quizás deberías cambiar de sueños.

Es muy duro luchar toda la vida por un sueño y no lograrlo, pero es mucho más duro luchar por él y cuando lo logras descubrir que no era el tuyo.

 Si no tienes tus propios sueños, no te preocupes… “Formarás parte de los sueños de otro”

¿Qué quieres?… A nivel personal, social, cultural, familiar, material.

 Si éxito es el logro de un objetivo y no tienes ninguno ¿Cómo pretende tener éxito?

Así pues, ponte en marcha, decide lo que quieres, cómo lo quieres, para cuando lo quieres, decide que pagarás el precio. El precio que estés dispuesto a pagar te dirá la verdad de tu sueño, si no estás dispuesto a pagar un precio alto, posiblemente te hayas dejado influir por el entorno y el sueño no sea tuyo.

Si no estás acostumbrado a trabajar con objetivos, no te preocupes, conozco a muchos altos directivos que tampoco lo saben hacer demasiado bien. Confunden objetivos con previsiones, pero en el fondo es muy simple:

  • Las previsiones proyectan el pasado hacia el futuro y claro, en un mundo que cambia tan rápido, sólo aciertan a muy corto plazo. Y créeme, así no se construye nada importante.
  • Los objetivos, proyectan el futuro hacia el presente. Es como hacer un viaje, tú no dices “voy a hacer unos kilómetros a ver qué pasa”, dices “tengo que ir a tal sitio” y, en base a ello, decides los medios que vas a necesitar y planificas el viaje.

No importa cuan grande sea tu sueño, pero no trates de conseguirlo todo de golpe. Céntrate en cosas pequeñas, cosas que en principio sólo dependan de ti. Si logras pequeños avances, te darás cuenta que estás avanzando y, en la medida que lo hagas, ganarás perspectiva y verás cosas que ahora no ves.

Puedo asegurarte que nunca te quedarás sin cosas a mejorar y lo importante no será lo que consigas, si no cómo te sientes cuando logras algo.

La consecución de pequeños éxitos, te convertirán en una persona exitosa y ello hará que tu vida sea excitante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *